HILOS TENSORES

Se les conoce por su efecto de lifting sin cirugía para cara y cuello. Esta técnica consiste introducir hilos suspensorios provistos de pequeñas espículas que les permite anclarse en el tejido celular subcutáneo para luego generar tracción y así producir la estimulación natural del tejido. Los hilos tensores, son biocompatibles y reabsorbibles. Para su aplicación no se hacen cortes, ni suturas y en algunas ocasiones se utiliza anestesia local.

Existen diversos tipos de hilos tensores: monofilamento o multifilamento, espiculados, con conos…etc. cada uno adaptado a los diferentes grados de flacidez de la piel.

Los hilos tensores son una excelente opción para la reafirmación de la piel. Sus resultados son inmediatos, naturales y en armonía con la fisionomía del paciente. Además, meses después del tratamiento alrededor de los hilos se crean cordones de tejido conectivo casi permanentes, lo que supone una alternativa para no tener que realizar cirugías lifting mas agresivas a futuro.

tratamiento hilos tensores

Excelentes e inmediatos resultados para tu cara

Rejuvenecimiento facial con hilos tensores (o de suspensión) para un excelente e inmediato resultado. Pero veamos qué son los hilos tensores, cuáles son sus características, quién puede hacerlo.

Estos hilos tienen como objetivo hacer un verdadero lifting sin cirugía y obtener excelentes resultados en cuanto a duración y rendimiento. Puedes dar forma y rejuvenecer tu cara, cuello y escote de una manera suave, indolora y natural, a través de un procedimiento ambulatorio mínimamente invasivo.

¿Para quién está indicado el tratamiento de los Hilos Tensores?

Este tratamiento está indicado para cualquiera que desee remodelar su rostro.

Los hilos ayudan a reposicionar y recorrer ciertas áreas de la cara para lograr una apariencia relajada y juvenil. Por lo tanto, es posible redefinir el óvalo de la cara relajada, reducir el pliegue nasolabial, reposicionar los pómulos que han perdido su definición a lo largo de los años, reposicionar las cejas...

Son también un tratamiento para aquellos con un envejecimiento moderado de la piel. Pueden utilizarse en el mantenimiento de un lifting facial si el exceso de piel no es demasiado importante.

Esta técnica es perfecta tanto para mujeres como para hombres.

¿El resultado? Efecto lifting al restaurar el óvalo de la cara y disminuir la ptosis (caída) de la piel. Entonces no olvidemos la inmediatez con la que, en pocos minutos y de forma no invasiva, somos capaces de levantar el pómulo, definir mejor la forma de la mandíbula o levantar la región de la mejilla.

No en vano se llama también el estiramiento facial de la hora de comer, puedes mejorar tu cara en cuestión de minutos.

¿A qué edad recomendamos este tratamiento?

En realidad, no hay una edad precisa bien definida para poder realizar este tipo de tratamiento. Expliquémoslo.

Podemos tratar a chicas jóvenes, incluso de 30 años, que tienen una asimetría en la cara y podemos intervenir para hacerla más simétrica y con un aspecto más natural.

Los hilos tensores realizan tres acciones al mismo tiempo:

  • acción de elevación dada por la acción mecánica de los hilos
  • acción rejuvenecedora, gracias al reposicionamiento de los tejidos (lifting de tejidos)
  • acción revitalizadora, gracias a la presencia de ácido hialurónico en los hilos para un prolongado efecto bio-revitalizador.

En resumen, también tendrás una piel más firme, así como relajada e hidratada.

Y puedes preguntarte, ¿cómo es posible?

Mediante la introducción de estructuras compuestas por moléculas ya presentes en nuestro cuerpo y completamente biocompatibles, explotamos sus propiedades de inducción para producir los beneficios deseados además de las propiedades mecánicas de la tracción.

Estos hilos actúan como un estímulo para que los fibroblastos produzcan nuevas fibras de colágeno y nuevas fibras elásticas y, por lo tanto, la piel estará más tonificada y firme, así como más relajada, suave e hidratada.

Además, incluso después de la reabsorción completa de los hilos (después de 18 meses) tendrás una mejor calidad de piel.

¿En qué consiste exactamente el procedimiento con hilos tensores?

Se realiza una anestesia local para maximizar la comodidad durante todo el procedimiento.

Después de eso, los hilos tensores, se insertan subcutáneamente a nivel de la dermis profunda. Estos hilos se adhieren independientemente a los tejidos debido a la presencia de anclas especiales. Es esencial que el médico tenga un gran conocimiento anatómico para seguir las líneas de tracción de los tejidos.

Una vez terminada la sesión, el paciente está inmediatamente presentable y operativo. No necesita ningún tipo de retraimiento social, es posible experimentar algún dolor durante los días siguientes que puede ser controlado con la ingesta de analgésicos comunes, incluso si las molestias posteriores al tratamiento son mínimas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat