Fotorrejuvenecimiento

El fotorejuvenecimiento médico láser, también conocido IPL, se lleva a cabo mediante la emisión de un haz de luz láser que hace barridos sobre la piel y la exfolia para conseguir la reducción de arrugas y la reafirmación de la piel.

Con el fotorejuvenecimiento médico láser se pueden tratar las zonas de el rostro, manos y escote. Se requiere de entre 4 y 5 sesiones en intervalos de semanas o meses, determinados por el especialista, sus resultados pueden llegar a durar hasta tres años si se cuida la piel con productos adecuados y se evita exponerse demasiado al sol.

El tratamiento de IPL permite modificar los parámetros de la luz láser; de esta forma el tratamiento se personaliza según las necesidades individuales y particulares de cada paciente. El rejuvenecimiento médico láser permite tratar varias zonas en lugar de hacer sesiones por separado para cada zona aislada del rostro o para cada imperfección cutánea específica. De esta forma, con el rejuvenecimiento médico láser se consigue un resultado más uniforme y un aspecto más fresco y juvenil.

tratamiento fotorrejuvenecimiento

¿Cómo funciona el tratamiento de fotorejuvenecimiento con láser

El tratamiento de fotorrejuvenecimiento se realiza con láser IPL. Este tipo de fuente de luz permite modular el tratamiento específicamente según el caso clínico.

Cuando se utiliza para el fotorrejuvenecimiento (tratamiento exclusivamente médico), los paquetes de luz pulsada que entran en contacto con la piel son capaces de estimular los fibroblastos de forma no invasiva, induciendo la producción de nuevas fibras de colágeno, que mejoran el tono de las paredes de los vasos sanguíneos, lo que también conduce al relleno de las arrugas finas.

Indicaciones para la cara, el cuello, el escote y las manos:

  • relajación de la piel
  • arrugas finas
  • la opacidad de la piel
  • piel deshidratada
  • manchas
  • telangiectasias superficiales

Antes del tratamiento

En las semanas previas al tratamiento, e inmediatamente después, es necesario evitar la exposición a la luz solar y/o a las lámparas de rayos UVA y no tomar medicamentos que aumenten la sensibilidad de la piel a la luz.

Los protectores solares son esenciales antes de exponer la zona tratada a la luz solar para evitar la hiperpigmentación. El tratamiento se lleva a cabo en una clínica ambulatoria.

Durante el tratamiento

Durante la sesión de luz pulsada, el paciente no siente ningún estímulo doloroso en particular, sólo una ligera sensación de hormigueo. La duración depende de la extensión de la zona afectada y del tipo de intervención, pero en general podemos decir que una sola sesión dura unos 30 minutos.

El intervalo entre sesiones y el número de aplicaciones varía en función de cada caso y del tipo de problema.

Después del tratamiento

Se producirá un edema generalizado y un enrojecimiento en la zona tratada, que tenderá a disolverse en 24 horas y deberá ser hidratada con cremas emolientes. Es importante la fotoprotección durante una semana. Evitar la exposición a los rayos UV y a las lámparas solares y/o a las duchas solares. Se necesitan de 4 a 5 sesiones de tratamiento para eliminar progresivamente los pequeños casos antiestéticos.

El tratamiento es eficaz de forma permanente, sin embargo es natural que la evolución y el envejecimiento de la piel provoque la aparición de nuevas imperfecciones que serán evaluadas y tratadas según sea necesario.

El paciente es capaz de moverse de forma independiente independientemente del lugar tratado y no es necesaria la convalecencia. El examen médico especializado precede siempre al primer tratamiento. De hecho, cada individuo, cada zona del cuerpo del mismo sujeto debe ser evaluada y definida antes de iniciar cualquier tratamiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat