¿Qué son los hilos tensores?

Los  hilos tensores también son conocidos como el lifting sin cirugía de rostro y cuerpo. Esta técnica permite, sin cortes ni suturas, sin internación ni anestesia, lograr un verdadero rejuvenecimiento del cuerpo y el rostro.

Se trata de un ritual de belleza que emplea hilos suspensorios, especialmente diseñados para ser insertados en el cuerpo humano, totalmente compatibles y reabsorbibles por el organismo.

Una de las principales ventajas de este producto es que prácticamente no existen alergias ni rechazos. Además, es indetectable a la palpación y a la vista, y sólo necesita mantenimiento a medio plazo.

Los resultados, naturales y en armonía con la fisonomía del paciente, se observan desde su aplicación.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

La técnica es sencilla y consiste en la introducción de los hilos bajo la piel con una aguja guía, diseñada especialmente para este fin.

Cada hilo está provisto de pequeñas espículas que son la característica esencial que les permite anclarse en el tejido celular subcutáneo.

Una vez introducidos, traccionan y se produce una natural estimulación de la estructura del tejido, obteniéndose así el efecto lifting en la zona tratada, ya sea el cuello, los pómulos, las cejas o brazos.

“Los hilos PDO son un tratamiento muy efectivo, rápido y con muy buenos resultados

para conseguir un rostro joven, terso y radiante sin pasar por quirófano. ¡Adiós al lifting facial!”

 

Ventajas de los hilos tensores

  • No requiere anestesia, es sencillo y el efecto es natural y de duración casi definitiva.
  • Los resultados son inmediatos.
  • Se pueden aplicar junto a otros tratamientos médico-estéticos.
  • Los hilos están indicados en muchos pacientes como tratamiento de prevención para el avance de la flaccidez al aumentar la producción de colágeno y elastina y pueden retardar hasta en años o desechar finalmente la elección de un lifting quirúrgico.