Conseguir el rostro deseado

La cirugía facial busca una armonía en el rostro, corrigiendo o aminorando defectos así como resaltando virtudes.

Gracias a la evolución de la cirugía, cada vez se usan técnicas menos invasivas y menos agresivas, lo cual supone una rápida recuperación y la posibilidad de que el paciente, a las pocas horas de su intervención, pueda irse a casa.

Cirugía de párpados (Blefaroplastia)

La mirada es el reflejo del alma, es por ello que cuando nuestros ojos se encuentran bajo unos párpados caídos o con bolsas, nuestra mirada pierde brillo y, a la vez, desluce y envejece la expresión de nuestro rostro.

El objetivo de la blefaroplastia es corregir la caída de los párpados superiores y las bolsas inferiores mediante una operación rápida e indolora con anestesia local, sin necesidad de ingreso hospitalario.

Cirugía de nariz (Rinoplastia)

La apariencia estética de la nariz es responsable de la armonía facial por su posición central en la cara. Por ello, la rinoplastia pretende restaurar el equilibrio facial remodelando la nariz.

El cirujano puede reducir o aumentar el tamaño de la nariz, alterar la forma del dorso, disminuir el tamaño de las narinas, refinar la punta y modificar el ángulo entre la nariz y el labio superior.

Cuando existan problemas funcionales asociados (dificultad de respirar por la nariz) el paciente debe ser evaluado previamente por un médico otorrinolaringólogo.

“Estudiamos tu caso de forma personalizada y te aconsejamos en función de las

facciones de tu rostros para que consigas sentirte bien contigo misma.”

Cirugía de mentón (Mentoplastia)

La Mentoplastia se puede realizar con rellenos tópicos o prótesis (si es muy prominente) o con osteotomía deslizante: usando rellenos o prótesis.

El procedimiento es ambulatorio (por lo que no requiere hospitalización) y, por su sencillez, se queda en una mínima cicatriz y en una rápida recuperación.

Con osteotomía deslizante, se consiguen mejores resultados a largo plazo (al no haber prótesis, no hay riesgo de rechazo, no hay riesgo de fibrosis ni riesgo de movilización), y además permite corregir asimetrías mandibulares con más facilidad que con prótesis.

Cirugía de orejas (Otoplastia)

Indicada para orejas de soplillo, pequeñas y sin arrugas naturales; con lóbulos grandes, estirados o con pliegues.

Esta intervención rápida (entre 2 y 3 horas) e indolora se aconseja realizarse cuando una oreja se separa más de dos centímetros de la cabeza. Se realiza una incisión en la unión de la oreja con el cráneo. Además de corregir la posiciónde las orejas se puede reducir su tamaño, cambiar un poco su forma y hacerlas simétricas. El postoperatorio sólo dura unos días y en menos de una semana podrás mostrar tus orejas con la mayor naturalidad.

 

“Nuestros especialistas en cirugía plástica te asesorarán sobre la imagen que más te favorece.”