Conseguir un vientre plano

Tanto mujeres como hombres pueden presentar grandes depósitos de grasa y flacidez que no responden a dietas o ejercicio. Esta acumulación excesiva de grasa en el abdomen puede originar diabetes, hipertensión y afecciones cardíacas.

En Sants Institut, nuestros profesionales te aconsejarán cómo recuperar un vientre plano gracias a la cirugía de abdomen y la técnica de la abdominoplastia o dermolipectomía.

¿En qué consiste la cirugía de abdomen?

La intervención se lleva a cabo bajo anestesia general en la mayoría de los casos y se compone de cinco pasos primordiales:

1. Dermolipectomía, que implica extirpar del abdomen toda la piel y grasa excedente (el llamado delantal abdominal).
2. La pared abdominal se reconstruye mediante el uso de suturas para unir los músculos rectos del abdomen.
3. Cierre cutáneo, es decir, la sutura del colgajo de piel que se formó.
4. Recolocación del ombligo.
5. Finalmente, y si es preciso, la liposucción de los flancos y caderas, con la cual se remodela el contorno corporal del paciente.

“Cuando hay piel sobrante en el abdomen y/o el nivel de grasa acumulada es elevado,

puedes conseguir un vientre plano con la abdominoplasia.”


El ingreso hospitalario es habitualmente de 24 o 48 horas y la recuperación completa exige de cuatro a seis semanas, aunque es recomendable no realizar grandes esfuerzos durante los tres primeros meses.