¿Cómo funciona?

En primer lugar, al paciente se le realiza un examen médico general, análisis de sangre, impedancia y un electrocardiograma.

Una vez hecho el estudio del paciente, se le implanta un plan de alimentación personalizado (con la ayuda de los nutricionistas), basado en la dieta mediterránea y el suplemento Diet21 durante un periodo de 21 días. Sin hambre y sin sacrificios.

“Los resultados son una reducción del 7-9% del peso incial. Una vez completado

este primer ciclo se puede hacer un segundo ciclo perdiendo el 6-7% del peso.”

Bypass gástrico; en qué consiste

El Bypass Gástrico es el tratamiento más efectivo, indicado únicamente en casos de obesidad mórbida, para llegar a perder más de 40 kilos de forma rápida y saludable. Gracias a esta intervención quirúrgica, se acorta el intestino delgado para reducir la capacidad del estómago.

La operación del Bypass Gástrico se practica mediante una laparoscopia, una cirugía no abierta que evita los riesgos quirúrgicos y requiere una hospitalización de solo tres días.

Aplicación del Bypass Gástrico (Intervención quirúrgica)

Este procedimiento contra la obesidad consiste en una operación quirúrgica que divide el estómago en dos partes, separándolas a través de grapas. Como resultado de intervención, se deja un pequeño estómago de 15 a 30 ml de capacidad, que se conecta directamente al intestino delgado. Debido al reducido tamaño de estómago que deja el Bypass Gástrico, se reduce la cantidad de comida que el paciente puede comer y se baja de peso.

“El Baypass gástrico está indicado solo en casos de obesidad mórbida

y sus resultados son superiores a los de otras técnicas de reducción de estómago.”

El Balón Gástrico Ajustable es un nuevo dispositivo y un método no quirúrgico que ha revolucionado el tratamiento de la obesidad, pudiendo permanecer en el estómago hasta los 12 meses. Por este motivo, las ventajas radican en su durabilidad y en su capacidad de ajuste, volviéndolo más eficaz y beneficioso. Para pérdidas de hasta -30kg.

Resultados

La cirugía de derivación gástrica permite una bajada de peso del 65-70% del sobrepeso a 5 años de seguimiento. La pérdida de peso es más significativa en el primer año tras la operación.

Además, produce una mejoría importante de las enfermedades asociadas, especialmente de la diabetes mellitus tipo 2, que lo han convertido en una de las intervenciones más realizadas. Algunos estudios científicos demuestran que cerca de un 90% de los pacientes diabéticos obesos sometidos a esta técnica se curan completamente de esta enfermedad.