¿Dormir mal engorda? ¡Sí!

Estamos acostumbrados a tener una serie de tablas sagradas respecto a los hábitos que nos ayudan a adelgazar, sin solerlos cuestionar o modificar. De entre los más conocidos, los que resuenan con mayor eco dentro del mundo healthy, destacamos los siguientes:

  • beber muchísima agua;
  • comer alimentos bajos en calorías y en grasas;
  • realizar ejercicio físico diario…

Pero… ¿qué ocurre con las horas de sueño? Son importantísimas en todos los sentidos pero, sobre todo, son imposibles de descuidar si pretendemos adelgazar. Es un hecho: dormir mal engorda.

Las principales razones por las que dormir bien es importante:

  • El sueño trabaja con las hormonas del hambre

 

Los malos hábitos de sueño influyen negativamente en el metabolismo puesto que alteran las hormonas que segregan las células adiposas y que se encargan del hambre: la ghrelina y la leptina.

Estas hormonas endocrinas regulan el hambre: por un lado, la ghrelina le dice a nuestro cuerpo que coma y, por otro lado, la leptina es la que se encarga de decirle que pare. El problema radica en que el sueño trabaja más con la ghrelina y menos con la leptina, con lo cual, al dormir poco (mal) es muy probable que el cuerpo se sienta menos saciado y denote más hambre.

  • La importancia de la tasa metabólica basal

La privación de sueño puede tener un impacto directo en la tasa metabólica basal de una persona. ¿Qué quiere decir esto? Que cuanto menos duerma una persona, menos calorías será capaz de quemar su cuerpo al estar despierto.

  • Menos sueño = Más cansancio = Menos ejercicio físico

Es una operación totalmente lógica: cuando uno se siente cansado es menos probable que haga ejercicio y, muy probablemente ese cansancio esté estrictamente relacionado con las malas horas de sueño. Es difícil acudir al gimnasio cuando nos sentimos como un saco de patatas sin apenas poder mantener los ojos abiertos.

Además, cuando uno se siente bajo de energía o muy cansado es más propenso a consumir alimentos con un alto contenido de azúcar y de grasa.

¡Que perder peso no os quite el sueño!

En Sants Institut podemos ayudaros si estáis teniendo problemas para conseguir un programa de adelgazamiento efectivo, según vuestras necesidades. Más que bajar de cifra, se trata de acondicionar un tratamiento donde se reeduque al cuerpo con hábitos saludables, como el de dormir bien y suficiente.

Poneros en contacto con nosotros y os reservaremos una primera visita gratuita con uno de nuestros especialistas para estudiar, personalmente, vuestro caso. ¡Sin compromiso!