¿Piernas cansadas en verano? ¡Prueba la Presoterapia!

Cuando hablamos de piernas cansadas, en la mayoría de los casos, nos referimos a esa fatiga en las extremidades que viene acompañada de problemas de circulación; los cuales pueden acabar provocando varices, dolor, celulitis, hormigueo e, incluso, hinchazón en los tobillos o pies.

¿Por qué notamos más cansadas las piernas en verano?

Las piernas son las encargadas de llevar todo el peso de nuestro cuerpo, tanto en invierno como en verano. Lo que ocurre es que el calor de la época estival provoca cierta presión en las venas de las piernas, las cuales se encargan de devolver la sangre al corazón desde las piernas.

El calor hace que la circulación sea un proceso menos eficiente, provocando la acumulación de líquidos en las zonas más bajas de las piernas (tobillos, sobre todo); reportándonos, de esta manera, una sensación muy incómoda, parecida a la de estar soportando un peso enorme en ellas.

¿La solución? ¡La Presoterapia!

Para tratar este fenómeno de «piernas cansadas», en Sants Institut nos decantamos siempre por la Presoterapia. Es un  tratamiento controlado de compresión corporal que tiene por objetivo reducir la  inflamación y la fatiga de las extremidades, además de mejorar la oxigenación del cuerpo.

En este sentido, es una técnica infalible pero, también, ejerce una gran influencia en el trato de la celulitis y el sobrepeso. Sobre todo, la Presoterapia se recomienda aplicarla cuando queremos reducir el contorno y el volumen de zonas localizadas; como los muslos, el vientre o los flancos.

En Sants Institut trabajamos un post-tratamiento para la Presoterapia, con el fin de reforzar los resultados conseguidos. El post-tratamiento se basa en la aplicación de una crema específica, como las que ofrecen Massada, Juvilis y Bioskin, que son nuestras marcas de cosmética profesional de confianza. El resultado final es excepcional.

Los principales beneficios de la Presoterapia:

  • Estimula el sistema linfático y reactiva el sistema circulatorio.
  • Aumenta la oxigenación del cuerpo, eliminando toxinas y tonifica zonas localizadas.
  • Refuerza la desaparición de las varices y reduce la aparición de la grasa.
  • Ayuda a evitar la retención de líquidos.
  • Trata la flacidez (recomendable después de una Hidrolipoclasia, por ejemplo).
  • Elimina la sensación de cansancio de las piernas y de dolor, en general.

Si te ha convencido este post para apartar la sensación de piernas cansadas de tu día a día, te recomendamos que contactes con nosotros y solicites tu primera visita gratuita. ¡Jamás hubieras pensado que era tan sencillo tener unas piernas sanas y perfectas!