Posted by santsinstitut at 6 noviembre, 2014 6:09 pm uncategorized

Pecas, lunares, grandes, pequeñas, oscuras, claras… son algunos de los tipos de manchas faciales que existen.
Los más frecuentes están estudiados y son causados por la melanina, el pigmento responsable de la coloración de la piel.
Si tienes manchas en la piel y quieres descubrir qué son exactamente y las causas de su aparición, te recomendamos que sigas leyendo.

Las machas más comunes son:
Efélides o pecas: acumulaciones de pigmento de coloración parda, redondeadas y nada uniformes. Suelen aparecer por cara, cuello o brazos, que son las zonas más expuestas al sol. También aparecen con más frecuencia en personas de piel blanca y se intensifican con la exposición solar.

Lunares o nevus: acumulaciones de mayor número de melanocitos afectando las diferentes estructuras de la piel. No se tratan bajo sospecha de alteración, de asimetría, cambio de coloración, bordes irregulares o crecimiento. Debe ser tratado por un dermatólogo.

Lentigos: manchas oscuras, más grandes y pardas que las pecas. Su tamaño varía desde mm a 2cm. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y no siempre a causa de exposición solar.

Lentigos solares: también llamados lentigos seniles. Aparecen en dermis finas y en cara, cuello, escote o manos. Son de color oscuro.

Cloasma o melasma: manchas marrones causadas por cambios hormonales (embarazo, anticonceptivos, …).

Vitiligo: manchas intensamente blanquecinas delimitadas que suelen ser simétricas y aparecer en piernas, alrededor de ojos, nariz y boca. En ocasiones se relaciona con problemas de tiroides.

Causas por las que aparecen:

Agentes químicos: contacto con químicos como metales (plata), sulfamidas, colonias o fármacos.
Agentes físicos: como el sol, el calor o el tabaco.
Agentes genéticos: ser propenso a tener manchas en la piel puede ser hereditario.
Agentes lesiones: enfermedades como la psoriasis o el lupus pueden dejar secuelas.
Agentes metabólicos o nutricionales: por ejemplo la falta de vitamina C o B así como el cinc, pueden causar manchas.
Endocrinos: los tratamientos con corticoides pueden producir hiperpigmentación.
Edad: el envejecimiento de la piel inevitablemente causa manchas por el paso del tiempo.

Tratamientos:

Los más eficaces suelen ser aquellos tratamientos que emplean alfahidroxiácidos (peelings químicos) como el ácido glicólico, pirúvico, láctico o mandélico. Estos se emplean según tipo de piel y mancha.
– Los tratamientos con sustancias despigmentantes (ácido retinoico, kojico, vitamina C o gayuba), también aplicados según tipo de piel y mancha.
Tratamiento con láser o luz pulsada para conseguir un efecto de rejuvenecimiento.
Ahora, seguro que sabrás identificar qué tipo de manchas tienes e incluso el porqué de su aparición. En el próximo post, ampliaremos información sobre el rejuvenecimiento, una muy buena opción médico-estética que ayuda no solo a eliminar manchas sino también arrugas.

Y si quieres tratar estas manchas, ya conoces los distintos tipos de tratamientos para suavizarlas e incluso eliminarlas. En Sants Institut tenemos un equipo de profesionales que te pueden asesorar y realizar el tratamiento estético o médico-estético más adecuado a tus necesidades. Además, la primera visita es totalmente gratuita y sin compromiso, para solicitarla tan solo tienes que hacer clic aquí o escribirnos a info@santsinstitut.com.

Escrito por Jessica Coronado, esteticista de Sants Institut.

Leave a Comment