Posted by santsinstitut at 6 octubre, 2010 6:13 pm Dietética y nutrición

Sí, seguro que te has dado cuenta de lo que sucede si vas a la compra en ayunas… ¡Lo comprarías todo! Y lo peor: por todo nos referimos a dulces y no dulces, sobre todo a cualquier cosa que nos guste y que nos permita comerlo en ese momento, sin necesidad de cocinar.

Por eso, desde aquí te recomendamos que intentes evitar ir a comprar en ayunas, porque entonces compras más de lo que necesitas, y productos que no deberías tomar y luego, con el estómago saciado, te das cuenta de que has hecho una mala compra, no sólo por los alimentos si no por el dinero, ya que el hecho te lleva a comprar más de la cuenta y gastar más.

Según una investigación, las mujeres son las que sufren más este síntoma, ya que en la mayoría de los casos ellas son las que se encargan de la compra, pero no nos equivoquemos, a los hombres también les pasa. “En ayunas se tiende a comprar los productos o alimentos que más gustan, la mayoría superfluos”, concluye la investigación.

¿Y por qué ocurre esto? Pues porque el hecho de ver u oler un alimento, activa el centro del hambre situado en el cerebro y estimula la salivación y los jugos gástricos. Ya lo sabes, comemos con los ojos, y este es un caso más que lo demuestra.

Y como habrás podido adivinar, la suma de sentir hambre y tener el alimento al alcance (y comprar alimentos innecesarios cargados de calorías) puede conducir al sobrepeso. Evidentemente, no por hacerlo una vez, pero si se tiene por costumbre ir a hacer la compra en ayunas o con sensación de hambre, se acaba picando y cayendo (digámoslo así) en la tentación. Y eso puede ser cíclico si se hace con asiduidad y se come de manera compulsiva, sin pensar en si realmente se tiene hambre o no.

Aquí viene otro hecho: la compra de estos productos calóricos suelen estar a mano del resto de la familia, con lo cual se provoca a que el resto de miembros de casa puedan caer también en el error de comer por comer, lo que en algunos casos podría llevar a la adicción a la comida y a romper más de una dieta después del esfuerzo.

Y ojo, porque quien dice ir a la compra con hambre, también dice pasear y pasar por delante de una pastelería. Y es bien sabido que cuesta resistirse a aquel dulce que tanto nos gusta. Pero hay que saber controlarse para no caer en un círculo vicioso ya que la ansiedad es mala consejera y comer para calmarse no suele funcionar, si no que se suelen tener ganas de más.

Recuerda que si vas por la mañana a la compra, es importante que hayas desayunado. Mucha gente no desayuna o se salta unas de las 5 comidas, y eso está mal, porque lo que se consigue es crear ansiedad y que al realizar la comida siguiente a la que te has saltado, la ingestión de grasas sea del 100%, y eso perjudica. Ten claro una cosa: saltarse una de las 5 comidas no te va a ayudar a perder peso… ¡y menos si vas al supermercado!

Recuerda que si quieres perder peso o contralar tu ansiedad, nuestra nutricionista y nuestra psicóloga pueden ayudarte para evitar picar entre horas y llevar una alimentación equilibrada. Ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con la especialista pertinente.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment