Posted by santsinstitut at 19 julio, 2010 5:28 pm Sobrepeso y obesidad, Testimonios

Nos metemos en la piel de un “gordito” para saber cómo enfrentarse a la obesidad

La obesidad infantil es un grave problema, lo repetimos a menudo en artículos de este blog.

Hoy para ilustrarlo hemos tomado como referencia el caso de Pablo. Él personifica el grupo infantil de mayor riesgo: varón, entre 8 y 15 años y de clase trabajadora. Pasar un día con él confirma que la suma sedentarismo y grasas conduce directamente a la obesidad. Las razones, dicen los expertos, radican en que los niños de hoy comen más, menos saludable y hacen poco ejercicio.

demasiada_pizza

Las causas de su sobrepeso

El 8,5% de los españoles de 2 a 17 años presenta obesidad y el 18,2% tiene sobrepeso, según datos del Ministerio de Salud. Las cifras no distinguen entre niños y niñas. ¿Qué ha ocurrido? El padre de Pablo lo tiene claro: “antes íbamos al colegio andando. Al salir, jugábamos al fútbol y tomábamos agua y un bocadillo. Ahora meriendan zumo envasado y un bollo, y están horas delante de la televisión”.

El desayuno: deprisa y poco

Pablo tiene una especial habilidad en partir la galleta, mojarla y llevársela a la boca sin retirar la vista de los dibujos de la tele. Sus padres dicen que es un crío tranquilo, se mueve y vive a un ritmo pausado. Pero Pablo, con 53 kilos y 1,47 metros, tiene hábitos alimenticios poco saludables y tendencia al sedentarismo.

Zapping

El ejercicio de Pablo en una tarde normal se reduce al movimiento de su dedo pulgar sobre los botones del mando a distancia de su televisión. Estar “colgado” de la televisión, mirarla compulsivamente, aunque no se esté viendo nada en particular, favorece más la acumulación de grasas. Y eso es algo muy común entre los niños actualmente. Los tiempos en que se jugaba en la calle o se construían cabañas en los árboles quedan en la memoria nostálgica de la generación de los padres de Pablo.

Empacho de comida

Hace dos años, Pablo hizo un régimen. Aguantó seis meses. “Si tocaba acelgas o espinacas, nada, de las ensaladas pasa”, explica la madre y añade que no podría estar dándole todo el día la verdura en puré y mucho menos un filete de 70 gramos como aconsejaba la nutricionista a la que acudió la familia. No obstante cuando Pablo come en casa de la abuela, esta le obliga a seguir la dieta. Pero por la noche el tema se relaja. Los padres llegan agotados y prefieren preparar una cena fácil. La jornada acaba frente al televisor y claro, ¿qué tipo de alimentos se comen delante del televisor? Preferentemente cosas que no requieran cubiertos como pizzas o hamburguesas.

¿Qué podemos hacer?

No dejar que los niños conduzcan su alimentación, igual que no les dejamos conducir un coche porque no están preparados. La responsabilidad de la alimentación infantil es de los padres.

pollo_con_ensalada

Un niño obeso es un adulto que tendrá muchos problemas. Pero también es un niño que crecerá en un entorno hostil hacia los “gorditos”, y en el que las burlas son frecuentes y los amigos se esfuman porque los “gordos no molan”. La obesidad infantil, desde luego, es un problema de salud que requiere tratamiento médico, pero puede convertirse en un verdadero tormento que haga necesaria la terapia y el apoyo psicológico, incluso para los padres.

Como padres, tenemos tendencia a ver a nuestros hijos más altos, más guapos y menos gordos. Tenemos tendencia a disculpar ciertos malos hábitos alimentarios, justificar ciertas conductas compulsivas y, probablemente por falta de tiempo, no valoramos en su justa medida la gravedad del aislamiento y la pérdida de calidad de vida que la obesidad provoca a tempranas edades.

No se dejen llevar por su pasión de padres, no se sientan culpables por dedicarle poco tiempo a sus hijos y traten de compensarles dejándoles “que coman lo que les apetezca, pobres, que bastante tienen con el cole, los deberes y demás”. Actuando así no les hacemos ningún favor, ni tampoco a nosotros mismos.

Pablo puede dejar de ser un niño obeso, pero no será el quien de el primer paso. Como muchas veces repetimos aquí, el primer paso hacia la solución es ser consciente del problema y afrontarlo abiertamente.

No dejes que tus hijos sufran las graves consecuencias de la obesidad, ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment