Posted by santsinstitut at 19 julio, 2010 5:13 pm Salud y bienestar, Sobrepeso y obesidad

El 20% de los niños y el 15% de las niñas son obesos

Los niños toman demasiadas grasas (éstas suponen un 40% de su ingesta calórica cuando lo recomendado es que no superen el 30%) y muchos (hasta un 13%) no hace “nunca” deporte. Los datos del estudio Perseo del Ministerio de Sanidad muestran un panorama aún peor de lo que se sabía.

La obesidad infantil es un problema sanitario creciente y de primer orden para la sociedad española, ya que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus tipo 2 e hipertensión arterial. De ahí, la importancia de su prevención a edades tempranas.

gominolas

Además, los niños comen pocas verduras, pescados, legumbres, huevos, yogur y fruta, y, en cambio, toman un exceso de carnes y productos precocinados preparados en fritura. Tampoco desayunan bien. Un 6%, de hecho, va a clase cada mañana con el estómago vacío. Este hábito provoca que a la hora del patio la mayoría opten por matar el hambre con bollería, alta en grasas y azúcares.

Comer en casa no es más sano que hacerlo en el colegio. La mitad de los colegios tienen una calidad aceptable, y no hay diferencias entre los niños que comen en el centro escolar y los que lo hacen en casa.

Enseña a comer a tus hijos.

Existen niños con tendencia a ganar kilos de más, pero la mayoría de los que muestran sobrepeso comen mal.

Los niños no están acostumbrados a hacer dieta como los adultos. Si un niño o niña tiene sobrepeso, verá que todos sus amigos pueden disfrutar de los alimentos y golosinas, mientras que a él se lo prohíben. Los padres, en estos casos, se convierten en los malos de la película. Una opción muy saludable es acompañarle en su esfuerzo contra los kilos con una dieta similar. Compartir con él una alimentación sana y equilibrada no sólo le dará confianza, sino que le servirá de ejemplo.

chicos saludables

Entre los niños encontramos un importante exceso de grasas saturadas y comidas hipercalóricas, con un abuso del fast food (comida rápida). Les encanta comer pizza, pasta, hamburguesas… Debe reducirse la ingesta de ciertos alimentos y no utilizarlos como premio al esfuerzo de la dieta.

Productos como los sándwiches envasados o los fritos congelados (croquetas, patatas, calamares, varitas de pescado o nuggets) deberían reservarse para ocasiones especiales ya que contienen mucha grasa, carbohidratos y calorías.

Los refrescos gaseosos de fruta o cola son otros de los enemigos de los jóvenes, el gas se puede tomar como un aliado ya que ayuda a digerir, por lo que sería bueno tomar agua de Vichy. El agua mineral es la mejor opción para saciar la sed. Los zumos o la leche son otras bebidas que nos aportan líquido y son recomendables en la alimentación de los niños, aunque no se pueden consumir en cantidades grandes, ya que su aporte energético y nutricional no es despreciable.

También es muy importante habituar a los pequeños a comer  verdura y fruta. Son productos ricos en vitaminas y minerales. En el caso de sobrepeso infantil hay que elegir con sumo cuidado la fruta, porque las hay con poco, medio y alto contenido en azúcares. Si se hace bien la selección, el sistema digestivo lo agradecerá por su importante contenido en fibra, fundamental para combatir el estreñimiento.

No dejes que tus hijos sufran las graves consecuencias de la obesidad, ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment