Niños sedentarios hoy, serán niños obesos mañana

Los niños españoles son cada vez más sedentarios. Caminan menos, van en coche a todas partes y prefieren la consola en lugar de practicar algún deporte.

Jugar más y dormir lo suficiente son las claves para frenar la obesidad infantil. Tanto en el ámbito familiar como en el escolar, se requiere una disciplina para que los niños aprendan que hacer ejercicio no es solamente una asignatura o una actividad complementaria, es una parte esencial de su desarrollo como personas y una garantía de bienestar físico, intelectual y emocional.

problema-de-la-obesidad-infantil

Uno de cada 5 niños españoles tiene exceso de peso.

Sólo el 50% de los niños hace ejercicio y los fines de semana se incrementa un 80% el tiempo dedicado a actividades sedentarias como ver la televisión o jugar con la videoconsola. El papel de los padres es crucial para cambiar estos nefastos hábitos. Se recomienda al menos una hora de ejercicio al día y dormir un mínimo de diez horas.

Es preocupante que toda una generación de niños esté creciendo marcada por el sedentarismo y sin contacto con los espacios abiertos al aire libre. Eso trae consecuencias: obesidad infantil y estrés son los problemas más habituales, pero también se registra un aumento en la depresión y los desordenes anímicos.

Los niños aprenden a repetir los patrones aprendidos, si se acostumbran a una vida sana, equilibrada y activa desde que son pequeños, después mantendrán esos principios tanto en la juventud como en la edad adulta.

En la infancia se da un gran contrasentido: cada vez hay una alimentación mejor y más equilibrada en general, pero está habiendo un aumento de las conductas sedentarias. Eso significa que somos conscientes de la trascendencia de una dieta equilibrada, sana y variada, y, además, educamos a nuestros hijos para que cada vez coman mejor.

Sin embargo no aplicamos la misma disciplina al ejercicio físico, y tampoco predicamos con el ejemplo. Seguramente es más descansado comer mejor que hacer más ejercicio, o puede que no tengamos tiempo para hacer el ejercicio aconsejable. De todas formas, sigue siendo cierto que querer es poder.

Tengamos en cuenta, por ejemplo, que los niños con sobrepeso presentan un riesgo mayor de desarrollar un tipo de otitis, la media serosa. La explicación podría encontrarse en la incidencia que tiene el exceso de peso sobre el sistema inmune infantil, razón por la cual también existe relación entre el sobrepeso y el riesgo de asma.

Tener sobrepeso a los tres años o ganar muchos kilos antes de los seis se traduce en un desarrollo sexual precoz en las niñas.

Por cada punto que aumenta el índice de masa corporal de una niña de tres años, las posibilidades de que alcance la pubertad a los nueve aumentan en un 44%. Este desarrollo precoz afecta a todo el organismo y puede ocasionar problemas de crecimiento, psicológicos o de salud en la adolescencia y la madurez.

Los niños obesos presentan arterias parecidas a las de una persona 30 años mayor.

Esta circunstancia está directamente relacionada con riesgo más elevado de padecer arterioesclerosis y otras cardiopatías.

Prevenir la obesidad infantil es asegurar un correcto desarrollo y crecimiento de tus hijos. Ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

  • El ejercicio ayuda a prevenir las enfermedades del coraz n y muchos otros problemas. Adem s el ejercicio aumenta la fuerza le da m s energ a y puede ayudar a reducir la tensi n.

Leave a Comment