Posted by santsinstitut at 19 julio, 2010 5:00 pm Dietética y nutrición, Sobrepeso y obesidad

Consumir alimentos industriales y precocinados duplica el riesgo de sufrir cáncer de mama en mujeres obesas.

El consumo de alimentos industriales incrementa el riesgo de sufrir enfermedades coronarias y cardíacas. Pero un reciente estudio francés ha descubierto que también existe el peligro de sufrir cáncer de mama. Las mujeres obesas con mayor nivel de grasas industriales en sangre tienen hasta el doble de posibilidades de desarrollar un tumor maligno.

¿Qué son los ácidos grasos trans?

acidos grasos transLas grasas trans son un tipo de ácidos grasos que se encuentran principalmente en alimentos industrializados, como pizza, patatas fritas, bollería o otros alimentos precocinados y que han sido sometidos a un proceso de hidrogenación. Al buscar una alternativa sana a la mantequilla o manteca de cerdo, se optó por aceites vegetales como sustituto sano de las grasas saturadas. Sin embargo, el proceso industrial hace que estos productos sean tan perjudiciales como los anteriores.

Las grasas trans no sólo aumentan los niveles de lipoproteínas de baja densidad (transportan el colesterol a las arterias) en la sangre sino que disminuyen las lipoproteínas de alta densidad (más conocido como el colesterol bueno), provocando un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o infarto de miocardio.

Alimentos no recomendados

Las grasas trans se encuentran principalmente en los alimentos elaborados industrialmente con aceites vegetales hidrogenados. Se considera que ingerir una dosis diaria de 5 gramos es perjudicial. A continuación mostramos una lista con algunos alimentos con alto contenido de esta grasa:

bolleria industrialPatatas fritas (150 g): 7 g
Pastel de manzana industrial (1 unidad): 6 g
Bollo industrial (1 unidad): 5-6 g
Hamburguesa (200 gr.): 3 g
Quesito (1 unidad): 2,2-5,2 g
Magdalena (1 unidad): 1-2,1 g
Galletas (2 unidades): 1,3 g
Margarina (1 cucharada): 6,9 g

Políticas para reducir el consumo de grasas

A raíz del estudio realizado por el Instituto de Oncología Gustave Roussy y el Instituto Nacional de Sanidad y de Investigación Médica de Francia, los expertos recomiendan a la población limitar su consumo de alimentos procesados y preparados, principal fuente de grasas trans en la dieta occidental. Aunque desde la década de los noventa los europeos han reducido su ingesta de margarina, este buen hábito se ha visto compensado con el aumento del gusto por las comidas precocinadas. Estos ácidos grasos se obtienen a partir de ciertos aceites vegetales mediante un proceso de hidrogenación, y su principal función es hacer los alimentos más sabrosos, perdurables y atractivos para el paladar.

Además, las autoridades insisten en que debería apostarse por un sistema de etiquetado más claro. Los alimentos envasados deberían indicar claramente qué cantidad de grasas hidrogenadas se ha empleado en su elaboración, como ya se hace en EEUU desde 2006. Otro ejemplo es el de Dinamarca, que en 2004 prohibió que cualquier producto contuviera en su composición más de un 2% de estos lípidos.

Cuida tu alimentación, no dejes que la obesidad te venza, tú puedes vencerla. Consulta con un especialista.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment