Posted by santsinstitut at 19 julio, 2010 6:02 pm Salud y bienestar, Sobrepeso y obesidad

Toda alergia es un proceso inflamatorio que se desarrolla aunque no haya síntomas.

Existen varios tipos de alergias:

  • de las vías respiratorias
  • del tubo digestivo
  • anafilaxis, que afecta el cuerpo en su totalidad.

Entre las principales causas de la alergia podemos mencionar:

  1. la predisposición de la persona, que puede haberla heredado
  2. el agente alérgeno que produce la enfermedad, como los ácaros
  3. el medio ambiente: temperatura y humedad, entre otros.

obesiadad-y-alergias

Las enfermedades alérgicas han ido en aumento en los últimos años y siguen evolucionando, y aunque por lo general se las relaciona con agentes ambientales, el componente genético de estas enfermedades es bastante fuerte.

Es precisamente el componente genético, y también la importancia de los años de la infancia en el desarrollo de alergias, lo que ha llevado a un grupo de reconocidos investigadores a analizar los factores y desencadenantes de procesos alérgicos en los niños. Los investigadores analizaron información sobre niños y jóvenes de entre 2 y 19 años extraída de una base de datos diseñada para obtener información acerca de las alergias y el asma. Y hallaron que:

los niños y adolescentes obesos son un 26% más propensos a tener algún tipo de alergia, especialmente a los alimentos, que el resto.

Recordemos que la obesidad no sólo causa problemas físicos, sino también psicológicos, por lo que no hay que bajar la guardia ante este problema.

Se deben poner todos los medios al alcance para evitarlo, empezando por la lactancia materna y una alimentación correcta y sana acompañada de un adecuado ejercicio físico y hábitos sanos desde los primeros años de vida. Los hábitos saludables parecen incompatibles con las dinámicas de la sociedad actual, por eso no es de extrañar que tanto la obesidad como las alergias infantiles se hayan incrementado tanto en los últimos tiempos.

Otras investigaciones, desarrolladas éstas en la Escuela de Medicina de Harvard, relacionan la obesidad y la diabetes con el sistema inmunológico, hasta tal punto que:

los investigadores han conseguido reducir la diabetes tipo 2 y la obesidad en ratones, empleando  medicamentos contra la alergia.

Los mastocitos son células inmunitarias que facilitan la cicatrización de los tejidos dañados, principalmente aumentando el flujo sanguíneo. Sin embargo, en determinadas condiciones los mastocitos van más allá de lo que el cuerpo necesita. Como resultado, estas células se vuelvan inestables y, finalmente, como bolsas de residuos rotas, dejan “basura” molecular en el tejido. Lo que puede desembocar en una inflamación crónica que provoca el asma y algunas alergias.

Los investigadores descubrieron que los mastocitos son mucho más abundantes en el tejido adiposo de los seres humanos y ratones obesos y diabéticos que en los tejidos normales.

Y esto les llevó a una pregunta obvia: ¿Podríamos controlar los síntomas controlando los mastocitos? Probaron los mismos medicamentos que se usan para controlar los mastocitos en casos de alergia y asma y que actúan, según los investigadores, como una capa extra de plástico que cubre las bolsas de basura rotas… Y funcionó en ratones de laboratorio. El siguiente paso es probar en monos, antes de que la fase de desarrollo llegue a las pruebas con humanos.

En cualquier caso, y mientras la medicina y la farmacología continúan desarrollando y experimentando, cada uno debe ser responsable de sus hábitos alimentarios y los de su familia, y no bajar nunca la guardia. Porque, si bien la obesidad se puede tratar, lo mejor es siempre prevenirla.

Si deseas más información sobre cualquier tema o tratamiento relacionado con la obesidad, ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.


Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment