Posted by santsinstitut at 19 julio, 2010 4:54 pm Salud y bienestar, Sobrepeso y obesidad, Testimonios

Sí, la obesidad marca la vida de quien la padece. No hay dudas respecto a eso. Y como cualquier problema, el primer paso hacia la solución es tomar conciencia.

Da igual la nacionalidad, el entorno cultural o la edad, cuando eres obeso u obesa, entras en un círculo del que no siempre resulta fácil salir.

De la misma manera que uno no se vuelve obeso de la noche a la mañana, tampoco deja de serlo de la noche a la mañana. Olvídate de las dietas milagrosas, los milagros dietéticos y los remedios mágicos.

la obesidad no es graciosa

Olvídate de la dieta de la manzana, de la alcachofa, del kiwi o del astronauta, dejar de ser obeso requiere sacrificio, constancia y seguir el tratamiento de un especialista. Y también está la cirugía, desde luego, siempre que tu médico te la prescriba y estés dispuesto a asumir que, tras la cirugía no puedes volver a tus hábitos anteriores, porque son esos hábitos los que han provocado la obesidad.

Te invitamos a que conozcas cuatro testimonios que no te dejarán indiferente:

  • Ella es Celeste, méxicana de 30 años, profesora y vive en Monterrey. Diario de una obesa en Monterrey.
  • Él es Manuel, español de 21 años, está en paro y le gusta la literatura. Diario de un obeso.
  • Seguro que también te resultará interesante la historia de Mikel, te la cuenta en su blog, que lleva por título el ilustrativo título de “Objetivo los 100 kg“.
  • Y no dejes de conocer la aventura de Adrián, que se decidió a ponerse un balón gástrico y ha conseguido perder más de 50 kilos. Era, como él mismo se define, un adicto a la comida, y ahora que ya no lo es, su vida ha cambiado.

Hay muchas más historias, muchos más casos, puedes encontrar en Internet blogs, artículos y referencias de personas que, de una u otra manera, han solucionado, o están en camino de hacerlo, su problema de obesidad. Pero todas esas historias, y miles de historias anónimas más, tienen algo en común: son personas cuya vida ha sido marcada por la obesidad.

No, sabemos que el mito del gordito simpático, el gordito feliz, el gordito que es la “alegría de la huerta” son exactamente eso, mitos. La obesidad y la felicidad nunca van de la mano. Es cierto que no hay porqué caer en la depresión o en la tristeza, y mucho menos en el desánimo, pero la gordura no trae la felicidad. La alegría no debe perderse, porque la alegría, el sentido del humor y el optimismo son el empuje y la fuerza que necesitamos para hacer frente a las dificultades. Cuando tienes muchos kilos de más la gente deja de ver en tí a una persona para ver tan solo un obeso. Te haces visible por tu obesidad e invisible por todo lo demás.

Si la obesidad es tu problema, te recomendamos el mejor día para empezar a ponerle remedio: hoy mismo.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment