La Liga ha terminado, pero ha sido intensa, lo mismo que la Copa del Rey y la Champions. Muchos partidos, muchas emociones, muchas tardes y noches pendientes de los equipos y de los resultados.

Todo eso está muy bien, pero, no lo olvidemos, más allá de las grandes competiciones del fútbol de élite, hay muchísimos campeonatos regionales, locales y escolares que, a lo largo de todo el año, ponen el fútbol en un plano importante de nuestras vidas y de nuestro tiempo de ocio.

No hace falta recurrir a las estadísticas oficiales ni a los estudios científicos para asegurar que la manera más habitual de practicar el fútbol en nuestro país (y en la inmensa mayoría de países donde es el deporte rey…) es: sentado en el sofá con una cerveza en la mano!!

muuucho futbol en la tele

Precisamente por esa circunstancia, real como la vida misma, podemos decir que el fútbol engorda.

Pero podemos ir un poco más allá, por ejemplo, enumerando algunos de los ingredientes que hacen del fútbol un desencadenante del sobrepeso:

  • Las cervezas que nos tomamos antes del partido
  • Las cervezas que nos tomamos durante el partido
  • Las cervezas que nos tomamos después del parido
  • Las bebidas con gas, azúcar y demás… que nos tomamos antes, durante y después del partido
  • Las pizzas con las que acompañamos los grandes (y no tan grandes) duelos futbolísticos
  • Los bocadillos de panceta, de chorizo, de lomo con queso, de queso sin lomo, de… en fin, la lista podría ser interminable… miles y miles de bocadillos
  • Las patatas fritas, los ganchitos, las cortezas, los tacos de embutido, queso, etc… con que acompañamos las cervecitas o cualquiera que sea el líquido que ingerimos
  • Lo mal que masticamos (si es que masticamos) los alimentos mencionados, y toda la variedad que cada uno tenga por costumbre comerse
  • El sofá, o sillón, o butaca, o silla de bar donde dejamos que nuestro cuerpo permanezca sedentario durante tantos y tantos partidos
  • Lo mal que dormimos cuando nuestro equipo pierde, y muchas veces también cuando nuestro equipo gana

superman gordo

Existen estudios estadísticos que correlacionan el impacto de los problemas de sobrepeso y obesidad en diferentes países con la cantidad de eventos deportivos que se retransmiten por Televisión. Lo cual indica que la práctica sedentaria de los deportes es un factor muy importante en el aumento de peso.

Sin embargo, todo esto significa también que la solución viene acompañando al problema. Puesto que somos tan aficionados a mirar los deportes, seguramente podemos hacer un pequeño esfuerzos y animarnos a practicarlos.

Tienes un deporte preferido?, pues practícalo. No, no es necesario que, de la noche a la mañana, te conviertas en Rafa Nadal, Andrés Iniesta, Pau Gasol o Miguel Induráin. Es más, el deporte debe practicarse con moderación y de forma adecuada a la edad, características físicas de la persona y condicionantes de cada organismo. Haciéndolo de forma regular, controlada y moderada, la práctica del deporte en un seguro de vida extraordinario.

El ocio activo es mucho más saludable que el ocio pasivo.

La próxima vez que te sientes ante el televisor, piensa que no hace falta que acompañes la retransmisión con un exceso de calorías escandaloso, tu cuerpo te lo agradecerá. Y piensa también en incluir la actividad física en tus actividades habituales, desde practicar un deporte, ir al gimnasio o caminar de forma regular.

En cualquier caso, si ya tienes unos kilitos de más y está decidido a ponerle remedio y ganar en calidad de vida, nuestra recomendación es que sigas los consejos de un profesional.

Ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment