Cuando se acercan fiestas especiales o vacaciones, intentamos pensar en mantener una alimentación sana, pero sabemos que aunque pensemos en negarnos a comer mucho, acabaremos cayendo y algún exceso haremos.

Pero no hay que obsesionarse con la dieta que haremos una vez pasado ese periodo para volver a nuestro peso habitual, y no hay que caer en trampas; no hay que caer en las llamadas “dieta milagro”.

Según un estudio de Consumer.es (Fundacion Grupo Eroski), todas las dietas milagro que han analizado conllevan carencias nutritivas y representan un riesgo para la salud. Este tipo de dietas permite adelgazar rápidamente y sin prácticamente esfuerzo, pero tan rápido como pierdes los quilos, los recuperas en cuanto dejas la dieta (es el conocido “efecto yo-yo”, que incluye la opción de incluso ganar más quilos que los que se perdieron), y además sin haber corregido los malos hábitos de alimentación.

Existen distintos tipos de dietas milagro, difíciles de clasificar, pero una de las clasificaciones que se usa es la que hace referencia a la composición energética y nutritiva de cada dia. Así, podemos encontrar:

  • Dietas de bajo o muy bajo valor energético (de 400 a 1000 Kcal/día): Algunas de estas dietas no aportan suficiente energía para llevar a cabo la actividad vital de cada día, repercutiendo en el organismo y pudiendo llegar a causa mareos, pérdida de cabello, contracturas musculares, insomino, ansiedad e incluso depresión. Ejemplos: dieta 1400, dieta disociada, triple factor, Shelton, saciante, dieta de 150 gramos, dieta de las proteínas, abierta, del espagueti, de la fibra, exprés, anticelulitis, del yogur, de la naranja, de la patata, de la piña, detox.
  • Dietas hipoenergéticas (de 1000 a 1500 Kcal/día): En aquellas dietas en las cuales el aporte se situe entre 1000 y 1200Kcal/día, el organismo estará recibiendo un valor calórico inferior al expuesto que a medio plazo supondrá una carencia nutritiva importante, repercutiendo en la salud de la persona. Ejemplos: de la uva, del arroz integral, del helado, personalizada, primavera, anti retención, de la zanahoria, de los minerales, antiestrés, del chocolate, de los zumos, del espárrago, de la alcachofa, del sándwich, del arroz.
  • Dietas pobres en hidratos de carbono y ricas en grasas: Son aquellas que sugieren comer carne, embutidos, quesos, huevos, mantequilla y demás alimentos proteicos y grasos, limitando la ingesta de pastas y arroces para conseguir resultados rápidos. El insuficiente aporte de alimentos ricos en fibra favorece el estreñimiento y la riqueza de las grasas favorece el aumento del colesterol. Pueden producir mareos, fatiga y riesgo de deshidratación. fibra (verduras y hortalizas, frutas, cereales integrales) de estas dietas favorece el estreñimiento. Ejemplos: dieta Atkins, dieta Scardale, dieta de la Clínica Mayo, dieta Pemmington.
  • Dietas ricas en hidratos de carbono: En este caso, estas dietas promueven el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono limitando las proteinas y las grasas. Con estas dietas se da un aporte insuficiente de ácidos grasos esenciales, vitaminas liposolubles y proteínas, añadiendo que el exceso de fibra puede provocar trastornos intestinales. Ejemplos: régimen cerealista de la dieta Macrobiótica, dieta saciante, dieta del arroz integral.

Visto esto, nos podemos dar cuenta de que no todo es oro lo que reluce, y las dietas milagro más que beneficios para nosotros, lo que hacen es crear riesgos para nuestra salud.

Si quieres perder peso de forma saludable y efectiva después algún exceso, lo que has de hacer es ponerte en manos de profesionales que estudiarán tu caso y te propondrán una dieta acorde con tus necesidades. Ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment