Casi todos, con independencia de nuestro peso, nuestro IMC o nuestra talla de pantalón, hemos escuchado muchas veces aquello de que “los gorditos son más felices”. De la misma manera que, a la barriga prominente la llamamos “la curva de la felicidad”…

baja-autoestimaEn diferentes medios de comunicación y en alguna cadena de TV, podemos encontrar artículos y reportajes que hacen referencia a un estudio publicado por la revista BMC Medicine, llevado a cabo por investigadores del King’s College londinense que cerífica que la gordura no da la felicidad, muy al contrario, el exceso de peso, la obesidad, en definitiva, tiene como una de sus causas principales la baja autoestima.

Cuanto más baja es nuestra autoestima más tendencia a ser obesos. Eso está muy lejos del gordo feliz y de la curva de la felicidad.

Cuando nos queremos poco, cuando nuestra autoestima va desapareciendo, la tendencia es ir estableciendo lo que podríamos calificar como una relación cada vez más patológica con la comida.

Este hallazgo puede permitir diseñar estrategias para prevenir la obesidad en las que no intervengan sólo consejos sobre la dieta y el ejercicio, sino que incluyan un problema psicológico.

baja-autoestima-causa-obesidad

También señalan las conclusiones del estudio que la tendencia es mayor en las mujeres. En la gran mayoría de los casos de obesidad y obesidad mórbida femenina se encuentran, con mayor o menor importancia, problemas de autoestima y de pérdida de ilusión. Además, esta situación se transforma en un círculo vicioso porque, a medida que el grado de obesidad aumenta, la persona se cuida menos, se quiere menos, se ve menos atractiva y se esfuerza menos en remontar la situación. De esta manera la autoestima cae hasta niveles casi irrecuperables y la obesidad se hace más grave y más difícil de tratar.

Es, por tanto, fundamental, respalda  cualquier tratamiento contra la obesidad, o de prevención de la obesidad, con apoyo psicológico. Imprescindible siempre recuperar y potenciar la autoestima al tiempo que se cuida y se recupera la forma física, el peso equilibrado y los hábitos de alimentación y vida saludables.

insercion-balon-gastricoEn cuanto a los tratamientos más recomendado para atajar la obesidad y devolver a la persona a su peso y forma naturales, el balón gástrico (o balón intragástrico) es uno de los más recomendados.

Esto es así por varias razones, pero las más importantes son que

  • no se trata de una intervención quirúrgica y, por tanto, no es agresiva para el organismo
  • el balón gástrico no es permanente, sino temporal, y por tanto el paciente debe hacer una labor activa en su pérdida de peso
  • durante el tiempo que  el balón gástrico está implantado en el estómago, la sensación de saciedad disminuye la ansiedad y permite que la persona pueda retomar los hábitos de alimentación saludable de manera gradual
  • la pérdida de peso se produce a un ritmo que motiva a la persona a mantener el esfuerzo y la disciplina de comer de manera equilibrada y en cantidades razonables.

La felicidad es equilibrio, y el equilibrio debe darse tanto en lo físico como en lo emocional y lo psicológico; si en algún aspecto importante de nuestra vida hay algo que falla, esa carencia repercute siempre de forma negativa. La obesidad es el producto de un desequlibrio y, por tanto, hay que restablecer el equilibrio para recuperar la autoestima y, de esta manera, el camino hacia la felicidad.

El balón intragástrico puede ser una solución adecuada para tí, ponte encontacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment