Posted by santsinstitut at 19 julio, 2010 4:50 pm Sobrepeso y obesidad

El organismo está compuesto de agua, grasa, proteína, hidratos de carbono, vitaminas y minerales. La obesidad no es otra cosa que un exceso de grasa en el organismo.

Se puede decir que, en la mayoría de los casos, la causa de la obesidad es muy simple: la persona consume más calorías de las que quema en su actividad diaria. Ahora bien, hay ciertas consideraciones a tener en cuenta en lo que se refiere al desarrollo de la obesidad y, por tanto, son consideraciones que pueden ayudarnos a prevenirla:

obesidad 2a

Sexo. Los hombres queman más energía en reposo que las mujeres, por eso necesitan más calorías para mantener su peso corporal. Es importante tenerlo en cuenta porque el metabolismo masculino y el femenino no son iguales. Las mujeres tienden a aumentar de peso tras  la menopausia porque su capacidad de quemar energía disminuye aún más.

Edad. Con la edad, el organismo no puede quemar energía con la misma rapidez. A medida que pasan los años necesitamos menos calorías para mantener nuestro peso. Por lo tanto, si mantenemos los mismos hábitos alimentarios que a los 20 años engordaremos a los 40. Debemos equilibrar alimentación y actividad física de manera adecuada a nuestra edad.

Actividad física. Las personas que comen mucho pero no hacen ejercicio suficiente tienen más probabilidades de ser obesas. Actividad física no quiere decir deporte de competición o exigentes disciplinas gimnásticas, en absoluto. Se trata de mantener el cuerpo en forma con la dosis adecuada del ejercicio físico más adecuado a cada edad y cada persona.

Trastornos alimentarios. Cenar de manera muy abundante o comer por la noche de manera compulsiva son caminos directos hacia el sobrepeso y la obesidad.  Alrededor del 20 por ciento de las personas obesas los son por malos hábitos de este tipo que acaban transformándose en serios trastornos alimentarios.

Enfermedades y medicamentos. Algunas enfermedades pueden causar obesidad. Por ejemplo los problemas de tipo hormonal como el mal funcionamiento de la glándula tiroidea (hipotiroidismo), la depresión y algunas enfermedades cerebrales poco comunes. Por otra parte, algunos medicamentos como corticoesteroides y ciertos antidepresivos pueden ocasionar un aumento considerable de peso.

Y, sobre todo, ten siempre presente que la obesidad es una enfermedad y para su tratamiento debes ponerte en manos de un especialista.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment