dolor_espaldaLa espalda es el eje principal de nuestro cuerpo. Todo descansa sobre ella, pero a veces nos olvidamos de que tenemos que cuidarla. Cuándo cargamos peso, estamos cansados o hacemos un movimiento en falso, podemos afectar esta parte tan importante del cuerpo.

Si una persona sufre de sobrepeso u obesidad, el riesgo de que aparezca dolor de espalda es mayor. Los dolores repetidos o continuos de espalda son síntomas que nos advierten de que a más tiempo persista la molestia, más peligro existe de que la dolencia se vuelva crónica.

En el caso de las personas que practican poca actividad física, el dolor incita equívocamente a guardar reposo. De este modo, el posponer los ejercicios físicos empeora la salud de la espalda. Además se presentan muchos inconvenientes en nuestras actividades básicas de la vida cotidiana, y los problemas llegan también a la vida laboral.

Factores que aumentan el riesgo de dolores crónicos de espalda.

  • El sobrepeso aumenta la carga sobre el disco intervertebral e incrementa el riesgo de deformación o desgaste. Al realizar mayores esfuerzos para mover el cuerpo se facilita la aparición de dolor y contracturas.
  • El sedentarismo incrementa las afecciones de espalda a causa de la poca actividad física.
  • La falta de fuerza en la musculatura de la espalda y abdominal provoca que el dolor aparezca y persista. Cuando se tiene poca fuerza muscular aumentan las posibilidades de sufrir una contractura a causa de una sobrecarga.
  • La inactividad física. En nuestra rutina, los grupos musculares que intervienen en el funcionamiento de la espalda se coordinan entre sí para mantener una determinada postura. Esta coordinación depende de los reflejos nerviosos, que para que funcionen correctamente deben repetirse. En cambio, la inactividad física empeora los reflejos y hace que la musculatura se contraiga inadecuadamente.
  • El deterioro de la salud general. Si se padece sobrepeso aumenta el riesgo de sufrir otro tipo de enfermedades, como las cardiovasculares o metabólicas. De este modo es más probable la aparición del dolor de espalda.

Masajes para calmar el dolor

Un método eficaz para solucionar los dolores de espalda es el masaje terapéutico: ayuda a mejorar la tensión muscular y la circulación, tiene efectos calmantes sobre el sistema nervioso, mejora las articulaciones y la elasticidad de la piel (con la ayuda de algunos aceites). La circulación de los líquidos, el metabolismo y el tono muscular experimentan una gran estimulación con este método de masajes. Esto, a su vez, promueve la eliminación de toxinas, deshechos, gases, tensiones, insomnio, migraña y neuralgias, entre otras.

chocoterapia facialAdemás del masaje terapéutico, que mejora las dolencias corporales, también puede acompañarse el tratamiento con masajes sensitivos. Recordemos que los dolores de espalda no sólo provienen por problemas físicos, sino también por tensiones y estrés. Por eso, qu´r mejor que relajarse con un masaje con piedras o bien un masaje con chocolate para recuperar la energía positiva. Y si todavía piensas que un masaje con chocolate no es “cosa de hombres”, desde luego es porque no lo has probado.

Si notas que tu espalda se resiente, en Sants Institut podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment