Los hombres, como las mujeres, tienen glándulas mamarias, sólo que menos desarrolladas. En los casos en que estas crecen o adquieren un volumen excesivo en un hombre, se produce lo que se conoce como ginecomastia (que puede darse en una sólo mama o en las dos).

Generalmente, la ginecomastia se produce por una alteración hormonal, desarrollándose fundamentalmente debido a dos motivos: uno, la disminución en la producción de andrógenos (testosterona) y una elevación en la producción de estrógenos, y dos, un aumento de la transformación de los precursores de los andrógenos en los estrógenos.

Es importante tener en cuenta que la ginecomastia puede llegar a causar problemas psicológicos a los hombres que la sufren (un 60% de la población) al sentir afectada su masculinidad.

Pero gracias a que los tiempos evolucionan, y con ellos la medicina y el pensamiento, cada vez a menos hombres les da vergüenza someterse a una intervención con el fin de conseguir el aspecto físico deseado.

Realmente, la ginecomastia es una formación de masa firme o elástica situada alrededor y por detrás de la areola y está compuesta básicamente de tejido adiposo, fibroso y de la propia glándula. Cuando el aumento se debe sólo al depósito de grasa subcutánea, se llama pseudoginecomastia.

Hay distintos grados de ginecomastia según las características:

  • Ginecomastia de grado I: se aprecia un leve aumento del tejido del seno sin piel extra.
  • Ginecomastia de grado II: moderado agrandamiento del seno con o sin piel extra.
  • Ginecomastia de grado III: agrandamiento excepcional del seno con piel extra.

Las causas más frecuentes de la ginecomastia suelen ser los problemas hormonales (ya comentados), el sobrepeso, y el consumo de estrógenos, aunque también lo son:

  1. La obesidad.
  2. Los factores genéticos.
  3. Las variaciones hormonales durante las diferentes etapas de la vida en las que se producen los grandes cambios: pubertad, adolescencia y vejez.
  4. El aumento en el consumo de estrógenos, que son hormonas femeninas con las que se alimenta el ganado vacuno por ejemplo para aumentar su peso y que son ingeridas por el hombre al comer carne.
  5. El consumo excesivo de ciertos medicamentos como los antiácidos, antidepresivos y anfetaminas, medicamentos para quimioterapia, etc.
  6. El consumo de productos hormonales y/o esteroides anabólicos.
  7. El consumo excesivo de alcohol.
  8. El consumo de drogas, especialmente de marihuana.

Y a estas causas habría que añardirle la insuficiencia renal crónica, los trastornos tiroideos (hipo/hipertiroidismo), las enfermedades hepáticas, los tumores adrenales y las enfermedades pulmonares.

La ginecomastia es, por lo general, benigna y en la mayoría de los casos se resuelve en poco tiempo y sin ayuda médica. Sin embargo, en algunas ocasiones puede dar lugar a algunos cánceres de tipo adenocarcinoma o carcinoma intraductal, entre otros.

En el diagnóstico de la ginecomastia, hay que realizar distintas pruebas para poder llevar a cabo una intervención que hasta ahora se hacía quirúrgicamente. Pero como comentábamos al principio, la medicina ha evolucionado, y la hidrolipoclasia ultrasónica asistida se ha puesto al servicio de todos aquellos hombres con ginecomastia para que puedan olvidarse de ellas sin pasar por quirófano. Con la hidrolipoclasia ultrasónica asistida, se puede aspirar, en una sola sesión, el tejido adiposo que hay alrededor y por detrás de la areola sin cirugía, simplemente con este tratamiento médico.

Si te sientes identificado, si sufres de ginecomastia, ya no has de temer pasar por quirófano. ¡Aprovéchate de esta técnica y recupera tu confianza! Sentirte bien contigo mismo está en tus manos y nosotros podemos ayudarte.

Contacta con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment