Obesidad y sexualidad masculina; malas aliadas
Posted by santsinstitut at 14 julio, 2010 6:10 pm Ponte en forma, Salud y bienestar, Sobrepeso y obesidad

Actualmente, la obesidad afecta a una gran parte de la población y entre ésta hay quienes están en una etapa de su vida donde la sexualidad es activa. Aunque hay muchos hombres que dicen no tener problema para vivir su sexualidad, la obesidad representa una doble crisis en cuanto a sexo se refiere, mezclándose por igual salud y estética.

Ambos puntos, interfieren en la sexualidad de la persona, pues de una forma u otra pueden verse impedidos o inhibidos de tener sexo con la satisfacción anhelada, llegando a evitar encuentros eróticos para evitar ser vistas por sus parejas.

Los hombres que sufren obesidad siempre verán afectadas sus relaciones sexuales, siendo mayor la afección en unos casos que en otros, pero influyendo inevitablemente. Está comprobado que el sexo y obesidad no son los mejores compañeros y hay varias observaciones que lo confirman:

  • La persona evita el acto sexual para no ser vista desnuda.
  • La baja autoestima y la desvalorización de sí mismas que generalmente tienen los hombres obesos, no colaboran para que el sexo sea placentero.
  • Las condiciones físicas no permiten disfrutar de un sexo libre y cómodo.
  • El sexo les es prohibido por peligro de aumentar la frecuencia cardiaca y el consumo respiratorio a niveles de riesgo (ya que la obesidad va de la mano con los trastornos cardiovasculares). En estos casos, la mezcla de obesidad y sexo se convierten aún más en un peligro para la salud.
  • Los desajustes del metabolismo, como el colesterol alto, los triglicéridos altos, la diabetes, etc, conllevan a impotencia sexual, otro mal ejemplo de cuando se unen sexo y obesidad.

Como comentamos en el último punto, el exceso de grasa, afirman los expertos, afecta en la producción de hormonas responsables de despertar ese instinto sexual que ha asegurado la supervivencia de la raza humana.

La grasa hará que un hombre obeso tenga menos hormonas de las que producen deseo y más de las que traen aparejada una falta absoluta de ganas de entrar en contacto corporal con otras personas. En un país en el que ha crecido el número de personas que padecen obesidad, este hecho se traduce en que cada vez son más las parejas que tienen problemas en la cama.


Más allá de la imagen física, los factores químicos que interrumpen el sexo son los más importantes a considerar:

  • La grasa entorpece la circulación sanguínea y produce problemas hormonales como la baja producción de testosterona, responsable de encender la chispa sexual en hombres y mujeres.
  • El aumento de la masa corporal y los tejidos que el corazón debe oxigenar provoca hipertensión, que se convierte en una complicación cardiovascular. Así pues, la vitalidad disminuye, lo cual termina por causar una bajada de la resistencia y el vigor que mantiene activo al hombre durante sus relaciones sexuales.
  • Los cambios que surgen en la motivación sexual, ocurren debido a una significativa disminución que se observa en la libido y, por tanto, a la forma cómo se sustituye el deseo sexual por el placer de comer compulsivamente.

Los problemas de erección son bastantes comunes en obesos, inclusive en aquellos que son jóvenes, ya que según algunos estudios la obesidad, la hipertensión y la diabetes marchan juntas para provocar todo tipo de trastornos físicos en las personas con sobrepeso. En el caso de la sexualidad masculina los problemas generalmente se relacionan con la calidad de la erección, aunque también algunos estudios afirman que la eyaculación precoz puede estar relacionada con algunos tipos de diabetes. Una de las causas más comunes de la falta de erección es un insuficiente afluencia de sangre a la región genital, y en esto pueden tener mucha influencia la grasa abdominal  y la diabetes. Además, la hipertensión originada en la obesidad es un factor más que dificulta la erección plena del pene.

Pero la obesidad no debe impedir una relación sexual placentera, así que lo que has de hacer es ponerte manos a la obra e iniciar, si no estás ya en ello, una dieta equilibrada y hacer ejercicio regularmente. Verás como perder peso te ayuda a recuperar el deseo sexual y empiezas a sentir que tu autoestima aumenta y te sientes más deseado. Si tienes pareja, realiza actividades con ella, así fortalecerás la relación y eso se verá reflejado en vuestras relaciones íntimas y sexuales.

Si sufres obesidad o sopreso y sabes que a causa de ello algo está fallando en tus relaciones sexuales y crees que es el momento de ponerte en forma, contacta con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comments

Leave a Comment