Posted by santsinstitut at 14 julio, 2010 6:24 pm Ponte en forma, Salud y bienestar

Cuando uno se plantea hacer dieta, debería plantearse en paralelo ir al gimnasio. Pero no siempre es así, bien porque no se tiene tiempo, dinero o ganas.

Y la verdad es que esto repercute negativamente y sobre todo en casos en que la bajada de peso es muy grande, pues si no se trabajan los músculos, como consecuencia de reducir el volumen de grasa, la piel pierde elasticidad y aparece la flacidez, que se traduce en piel colgando o incluso formando pliegues.
Es común que en estos casos, la flacidez sea claramente visible en brazos, muslos y abdomen, creando como ello el efecto “barriga fofa”. Para solucionarlo, existen distintas operaciones que pueden ayudar a hacer desaparecer los colgajos de piel sobrantes según la zona afectada: abdominoplastia para el abdomen, braquioplastia para los brazos o lifting crural para los muslos. Estas operaciones consisten, a grandes rasgos, en realizar una o varias incisiones y cortar la piel sobrante, saturando luego la herida y realizando, si es necesario, alguna intervención más con tal de que el resultado sea óptimo. Son procesos muy efectivos, pero no todo el mundo quiere someterse a ellos, así que existen una serie de ejercicios que, a largo plazo, ayudan a tonificar el cuerpo y evitar esa flacidez exagerada.

Los hombres se preocupan por lucir “tableta” aunque, según expertos, tener un abdomen así puede generar úlceras en un futuro, pero eso no les frena en su camino para conseguir ese abdomen perfecto. Antes pero, para conseguir algo así, hay que trabajar paso a paso, y si se ha perdido mucho peso y ahora se tiene la barriga flácida, lo que hay que hacer es seguir una serie de consejos para empezar la lucha por un vientre plano.

Existen dos tipos de ejercicios; los aeróbicos o cardiovasculares, y los anaeróbicos o de entrenamiento muscular. Los aeróbicos ayudan a quemar calorías y estimular el sistema cardiovascular, los anaeróbicos tonifican los músculos.

A partir de aquí, para conseguir un abdomen plano hay que:

  • Combinar ambos tipos de ejercicios, manteniendo siempre la dieta.
  • Realizar ejercicios aeróbicos (correr, bicicleta, etc.) durante media hora cuatro veces a la semana.
  • Establecer una rutina de abdominales alternando un día de descanso por medio, así el músculo descansará, se recuperará y crecerá. El resultado de estos ejercicios depende de cómo se hacen más que la cantidad de repeticiones que se lleven a cabo. Si se hacen mal, no se obtendrán resultados. Todo el mundo sabe cómo se hacen los abdominales, pero hay que tener en cuenta que no es necesario levantar todo el torso del suelo, si levantamos justo lo necesario para sentir cómo el abdominal trabaja (se siente más duro), estaremos haciéndolo bien.
  • Al terminar, no hay que olvidar realizar estiramientos. Es una parte muy importante a la hora de hacer ejercicio y mucha gente se la salta, pero así se evitan lesiones y dolores.

También existen una serie de ejercicios que se pueden realizar en casa o incluso en la oficina:

  • Mantener la espalda recta y derecha. Si se anda agachado, los abdominales están relajados, así si sólo al enderezarse los abdominales se contraen automáticamente y están trabajando en continuo.
  • Esconder el vientre o ponerlo duro cada vez que se vaya a hacer algún esfuerzo, así la fuerza se concentrará en los abdominarles, trabajando ellos en lugar de la espalda y tonificándolos y evitando lesiones en la columna.
  • Respirar profundamente inhalando por la nariz hasta inflar el vientre y sacando el aire hasta que el abdomen se hunda. Se trabaja toda la musculatura del tronco y además sirve para relajarse y oxigenarse.
  • Contraer el abdomen en cada ocasión que se pueda, mantiendo el vientre duro dos segundos y repitiendo todas las veces que se quiera. Se puede hacer mirando la tele, estando frente al ordenador, mientras se camina… Y será como estar haciendo abdominales y tonificando el cuerpo a la vez que se está haciendo cualquier otra actividad.
  • Mantenerse activo realizando cualquier ejercicio, tan simple como subir escaleras o caminar.

Con estos consejos tan simples, se estará avanzando hacia un vientre plano sin flacidez y una mejora física siempre que se complete con una alimentación equilibrada y unos hábitos de vida saludables.

Si quieres olvidarte de la flacidez de forma efectiva, podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros y te concertaremos una cita con uno de nuestros especialistas para estudiar personalmente tu caso.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Comment