Cómo funciona el ácido hialurónico

El ácido hialurónico se emplea para eliminar los surcos faciales alrededor de la boca (zona conocida como ‘código de barras’), los nasogenianos y las arrugas de expresión profundas. Además de alisar  los pliegues subcutáneos, el ácido hialurónico estimula la producción de colágeno, multiplicando y prolongando el efecto rejuvenecedor. Gracias a la aplicación de ácido hialurónico en tratamientos faciales se eliminan estas arrugas de expresión.

El ácido hialurónico también se utiliza en otros tratamientos faciales aplicado en forma de mesoterapia facial, que además de vitaminas, contiene ácido hialurónico.

“El ácido hialurónico está indicado para la mitad inferior del rostro.

Su aplicación consigue un efecto de rejuvenecimiento inmediato sin pasar por quirófano.”

La aplicación de ácido hialurónico

El ácido hialurónico se inyecta superficialmente en la piel integrándose de manera natural, así el ácido hialurónico no produce fibrosis por reacción a cuerpo extraño y, por lo tanto, el ácido hialurónico no altera las características de la piel al usarlo como tratamiento facial. Y esa es una de las ventajas del ácido hialurónico en tratamientos faciales; que el ácido hialurónico no produce alergia y proporciona una mayor hidratación y volumen a la dermis, provocando el ácido hialurónico la desaparición de las arrugas de expresión.

Se recurre al ácido hialurónico en las zonas que carecen de músculo, inyectándose el ácido hialurónicojusto debajo de la piel. El ácido hialurónico cumple una importante función en la estructura de la piel, siendo responsable de su elasticidad. Además, el ácido hyialurónico es una sustancia hidratante que retiene las moléculas de agua, mejorando la elasticidad, el aspecto de la piel y aportando volumen a los tejidos. Todo esto hace del ácido hialurónico un tratamiento facial imprescindible para mantener un rostro joven sin arrugas de expresión.

La duración del ácido hialurónico

La infiltración de ácido hialurónico debe realizarse con cierto grado de sobrecorrección y se repetirá cada cuatro u ocho meses. El ácido hialurónico es un gran remedio contra las arrugas de expresión, pues el ácido hialurónico aumenta el volumen en pliegues, surcos y depresiones cutáneas y la aplicación periódica del ácido hialurónico provoca la regeneración del colágeno propio.
La ventaja del ácido hialurónico es que es una sustancia compatible con todos los tejidos, por lo tanto el ácido hialurónico no requiere de ningún tipo de prueba cutánea como ocurre con el colágeno, suponiendo esto que el ácido hialurónico es apto para todos los pacientes.